Aquí podrás encontrar artículos relacionados con la Estimulación Temprana y el desarrollo neurológico infantil. Sobre la importancia de que el desarrollo sea el adecuado y cómo podemos, a través de la Estimulación, ayudar al niño para que así sea. Cualquier déficit en el desarrollo es susceptible de acarrear desórdenes de atención, relación y comportamiento.

Una vez que surgen este tipo de problemas será necesaria una estimulación más que "temprana", de tipo terapéutico. También podrás leer sobre este tipo de estimulación en este blog. La encontrarás bajo el término de "organización neurológica".

miércoles, 25 de marzo de 2015

ESTIMULACIÓN TEMPRANA ¿Sirve de algo?

Publicado en Disfasia Lencoa Lizethe

El ser humano nace con menos de un tercio de la capacidad cerebral adulta y después del nacimiento, se observa que la corteza y todo el sistema nervioso central crecen rápidamente por efecto directo de las experiencias recibidas del medio ambiente. Por otra parte, las investigaciones indican que hasta los seis años, cada niño dispone de un potencial intelectual que no volverá a tener en igual grado, el resto de su vida.
  • La estimulación temprana comprende a todas las actividades de contacto o juego con un bebé o un niño, que propicia, fortalece y desarrolla adecuada y oportunamente sus potenciales humanos
  • El boom que ha tenido este tema responde principalmente, a los múltiples estudios e investigaciones que han demostrado que es posible perfeccionar y enriquecer el desarrollo de las habilidades en los niños gracias a una estimulación a la que se le ha denominado temprana, pues se proporciona incluso desde que el bebé se encuentra en el vientre materno
  • En un principio, las técnicas de estimulación temprana estaban dirigidas a bebés que presentaban alguna alteración en su desarrollo, ya sea debido a lesiones en el sistema nervioso, a lesiones indirectas producidas por alguna enfermedad, alteraciones genéticas o bien deficiencias producidas por factores ambientales
  • Actualmente, además de este enfoque terapéutico, el objetivo de la estimulación temprana es enriquecer el desarrollo de habilidades mentales, emocionales y sociales en los niños en general
¿Para qué estimular?
  • Se dice que el 75% de la maduración del sistema nervioso está programada genéticamente pero el resto depende de la estimulación que recibimos del medio ambiente
  • El desarrollo de nuestras habilidades en general responde a miles y millones de conexiones en las células cerebrales que se realizan gracias a la información que recibimos del medio ambiente, primero por nuestras sensaciones, desde el vientre materno, y después por nuestras percepciones. El estímulo ambiental afecta la arquitectura cerebral
También sabemos que aunque los comportamientos instintivos y reflejos aparezcan, incluso en ausencia de la experiencia, no sucede lo mismo con la actividad mental superior. La estimulación sensorial, psicomotríz y cognitiva durante los primeros años contribuye en gran medida al desarrollo de estas capacidades y, si esta estimulación no se proporciona, estas habilidades no se desarrollarán
En este sentido, los médicos y especialistas hablan de la “plasticidad cerebral” que se refiere a la posibilidad de modificación de la estructura y funcionamiento de las neuronas por su uso o desuso. Las investigaciones también hablan de un período crítico que una vez transcurrido, sin la estimulación necesaria, las habilidades pueden perder su potencial genético de desarrollo. Pero ojo, también está comprobado que el exceso de estimulación puede resultar tan nociva como la falta de ésta. De esta manera, los adultos pueden motivar o bien inhibir esta dimensión indisoluble, cognitiva, social y afectiva del desarrollo de un niño.
No todos somos iguales en ritmo de maduración y aprendizaje. La estimulación no consiste en acelerar el desarrollo, sino en optimizar y promover el potencial de cada niño. Es como si estuviéramos preparando el camino y las herramientas necesarias para el momento de poder utilizarlas. Este aspecto es muy importante, ya que las etapas de desarrollo de maduración no pueden adelantarse. Así, un bebé por más estimulado que esté, no podrá caminar hasta alcanzar su nivel de madurez para desarrollar esta habilidad, que en términos normales oscila entre los 10 y los 15 meses. Tampoco podrán controlar sus esfínteres, hablar, brincar o subir escaleras antes de obtener su nivel de maduración por más que practiquemos estas habilidades con ellos
Hablamos de su nivel de maduración ya que éste responde en gran medida a su estructura genética, la cual no puede alterarse mediante este tipo de estimulación. Lo que sí podemos hacer, es proporcionar las condiciones óptimas para que este potencial genético llegue a su máxima expresión.



 



"MANUAL DE ESTIMULACIÓN TEMPRANA. ESOS PRECIOSOS PRIMEROS AÑOS" por Rosina Uriarte Álvarez

miércoles, 4 de marzo de 2015

EL PAPEL DE LOS PADRES EN LA UCI DE NEONATOS

Artículo publicado en "El parto es nuestro"

El papel de los padres en la UCI de Neonatos
Por Idoia Armendáriz


En el Senado se ha aprobado una moción importante: se trata de asegurar el derecho de los bebés ingresados a estar acompañados todo el tiempo. Es una gran noticia llena de buenas intenciones, pero le falta un pequeño pasito indispensable para cambiar realmente el tipo de cuidados que reciben los bebés prematuros y enfermos. Parece ser que con abrir la UCI a los padres van a empezar a verse imágenes de madres con sus bebés fuera de la incubadora practicando el Cuidado Madre Canguro.

Existen en España varias unidades neonatales abiertas las 24 horas del día a las que los padres van un ratito por la mañana y otro por la tarde para acariciar al bebé a través de uno de los huecos de la incubadora, siempre que las rutinas del personal sanitario se lo permitan. Los padres desconocen la importancia que ellos tienen para la evolución de su hijo. Nadie les informa. En las unidades se les trata como visitantes y como tales se comportan.

Para que exista un cambio real no es suficiente con abrir las puertas de la UCI, hay que dar un "lugar" y unas "tareas" a la familia, integrándola en las rutinas hospitalarias. Los padres no van de visita, los padres son el centro de la mejoría y el desarrollo del bebé. Son necesarios su presencia constante y el contacto piel con piel. Se sabe que las analgesias más efectivas para los procedimientos dolorosos en neonatos son la lactancia materna y el contacto piel con piel. No se debe excluir a la madre en los procedimientos que se puedan realizar con el bebé al pecho, sustituyéndola por un poco de sacarosa (el azúcar es el analgésico de elección para estas situaciones). Los padres pueden y deben ocuparse de todos los cuidados posibles, tienen la necesidad de un lugar físico donde pasar horas con el bebé en contacto piel con piel, necesitan que en la UCI exista predisposición para sacarle de la incubadora aunque esté conectado a multiples máquinas y resulta imprescindible que se les informe de lo que supone su participación activa para el desarrollo y el bienestar del bebé. Sin todo esto, el libre horario de acceso supondrá cambiar las cosas para que en realidad no cambie nada.

El concepto del hábitat. El lugar creado por la naturaleza para que el bebé continúe su desarrollo

Estos bebés, además de sanar en las unidades neonatales, también se desarrollan, ya que están en unos momentos de intensos cambios a nivel físico y cerebral. En el caso de los prematuros, todo ese trabajo se debería estar haciendo dentro del útero, pero si el bebé ha nacido antes de tiempo debe disponer de su hábitat natural para continuar desarrollándose de la mejor forma posible: su madre. (Nils Bergman. Restaurando el Paradigma Original)

Entre las semanas 25 y 35 de gestación, se establecen 40.000 nuevas conexiones neuronales por segundo. Cuando este periodo transcurre fuera del útero, la interconexión neuronal dependerá del entorno y de los estímulos que reciba el bebé. Estas redes neuronales son la base del futuro cerebro.

Casi todos los estímulos que recibe el bebé en la UCI son estresantes; por muy limpio y atendido que se le mantenga, está solo, sin contacto físico, sufriendo procedimientos dolorosos y, en muchas ocasiones, con niveles tanto de luz como de ruido no tolerables para un bebé tan pequeño. Todo esto queda paliado con el simple contacto piel con piel.

Se sabe que a la edad de un año los niños que siguieron el Cuidado Madre Canguro tienen mayor desarrollo neurológico y un mayor perímetro craneal. Cada vez existe mayor convencimiento de que parte de las alteraciones del desarrollo de los niños prematuros a largo plazo tiene que ver con los cuidados proporcionados tras el nacimiento; por eso se habla de "cuidados basados en el desarrollo". Además, la lactancia materna es medicina para estos bebés. La leche de la madre se modifica para adaptarse a las necesidades específicas de cada prematuro y, solo con que la lactancia se lleve a cabo, desaparece casi por completo la enterocolitis necrotizante que constituye una de las primeras causas de defunción.

La pelota está, pues, en el tejado de los responsables sanitarios, ya que promover un cambio real no es tanto una cuestión de dinero como de deseo y voluntad.


Si para un bebé sano nacido a término es imprescindible estar con su madre, para uno enfermo o prematuro lo es aún más.



Para más información,

LAS SECUELAS CEREBRALES DE LAS CESÁREAS PROGRAMADAS

ARTÍCULO PUBLICADO EN "IBONE OLZA"

El titular ha salido en diversos medios en las últimas semanas: “la cesárea afecta al cerebro del bebé, según científicos estadounidenses“. En realidad el titular es erróneo por varias razones: la primera autora del estudio es una científica española del Instituto Cajal, Julia Simon Areces,  y son varios los científicos de dicho instituto que han colaborado con la Universidad de Yale para el mismo. Y donde dice cesárea debería detallar un aspecto muy importante: “cesárea programada”.

No tiene nada que ver para el cerebro del recién nacido ser extraído por una cesárea urgente tras un trabajo de parto que por cesárea programada. En el experimento de Simon Areces lo que hicieron fue comparar a ratones nacidos por parto vaginal con otros nacidos por cesárea. Analizaron el tamaño y la función de su hipocampo, especialmente midiendo la producción de una proteína (Ucp2)  que es fundamental para la utilización de ácidos grasos por parte de las neuronas adultas.  Posteriormente observaron como se comportaban los ratoncitos en la edad adulta en varios experimientos que medían su memoria espacial y su conducta en una situación estresante. Los nacidos por cesárea programada mostraban déficits significativos en ambas situaciones, así como menos proteína Ucp2 en el hipocampo, menos neuronas, más pequeñas y con menos conexiones.

Aunque sea en ratones el experimento me ha impactado pero no me ha sorprendido. A menudo me desespero en mi trabajo cuando las embarazadas me cuentan como los ginecólogos les han programado la cesárea para una u otra fecha, siempre antes de la semana 40. Llevo años estudiando e investigando qué sucede en el parto desde el punto de vista neurobiológico: cuánto más sé más me preocupa la epidemia actual de cesáreas programadas, casi siempre innecesarias. Lo que sucede en el parto porobablemente sea crítico para todo el desarrollo cerebral, y evitar el trabajo de parto mediante la cesárea programada sospecho deja secuelas en la atención, memoria y respuesta al estrés de por vida (además de todas las otras secuelas inmediatas que son bastante más conocidas). Sin embargo la mayoría de los obstetras desconocen esta información sobre el cerebro y se muestran tremendamente irritados cuando les pregunto porqué no esperan a que se inicie espontáneamente el parto al menos para hacer la cesárea, si es que esta es realmente inevitable. Raramente quieren escuchar mis argumentos: yo no soy obstetra.
Así que me encuentro con demasiada frecuencia en una disyuntiva para mi difícil: ¿comparto lo que sé con las embarazadas, aún a riesgo de asustarlas y que desconfíen de sus ginecólogos? ¿Me callo o les recomiendo que busquen una segunda opinión? La verdad es que suelo informar, pero cada vez me resulta más y más difícil atender a embarazadas en medio de tanta ignorancia y violencia obstétrica. Expresar mi sentir en este blog termina siendo una forma de terapia.
         
                                                             


Para más información,

viernes, 27 de febrero de 2015

UN 50% DE LOS NIÑOS PADECE UNA DISFUNCIÓN VISUAL QUE DIFICULTA SU APRENDIZAJE

Artículo aparecido en "LA VANGUARDIA"19/02/2015 - 13:36h Barcelona, 19 feb (EFE).-

Un 50 % de los escolares padece alguna disfunción visual que dificulta su aprendizaje, según un estudio que ha presentado hoy el Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de Cataluña (COOOC), tras analizar a 6.402 niños de 197 escuelas de Cataluña.

"Según los resultados, un 6,2 % de los alumnos encuestados tiene un defecto visual y otro 41,8 %, algún síntoma sospechoso sobre la existencia de un problema visual", ha informado en rueda de prensa el presidente del COOC. Alfons Bielsa.
El COOC, en colaboración con 400 ópticos optometristas, ha llevado a cabo 6.402 encuestas a alumnos de 197 escuelas en Cataluña en lau primera etapa de la campaña "Visión y aprendizaje", que ha llegado al 9 % de los escolares del último curso en Cataluña.
La campaña tiene como objetivo "educar a los alumnos de un modo ameno, divertido y didáctico para que cuiden su salud visual en todas las etapas de su vida y detectar dificultades", ha asegurado Alfons Bielsa.
Las 6.402 encuestas también revelan que el 7,9 % de los niños encuestados ve borroso y/o ve doble siempre que lee o estudia, algo que a un 37 % le pasa con frecuencia.
Según la especialista en visión y terapia visual del COOC, Dolors Muñoz, "ver borroso lo asociamos a la necesidad de gafas graduadas, pero equivocarse al copiar de la pizarra puede estar causado por un problema de memoria visual o por una incapacidad de mantener el enfoque".
También añade que el problema de cambio de enfoque "se puede solucionar entrenando esta habilidad con ejercicios de terapia visual".
El Colegio de Optometristas ha manifestado también que han puesto en marcha la segunda edición de su campaña para el curso 2014-2015, que seguirá contando con el apoyo de la Generalitat porque "es básico seguir creando consciencia sobre la importancia de la visión", ha declarado el gerente del Consorcio de Educación en Barcelona, Manel Blasco.
La campaña se dirige principalmente a alumnos de 6º de Primaria, ya que, según los expertos, es una edad en la cual las demandas visuales para un buen rendimiento académico aumentan de forma importante.
Los expertos también alertan de que uno de cada tres casos de fracaso escolar está causado por un problema de visión, y un reciente estudio afirma que un 30 % de los niños presentan síntomas determinados como falta de concentración, que nunca se llegan a relacionar con la vista.
Otros síntomas de alerta son desde errores al copiar palabras de la pizarra, dolor de cabeza, ojos llorosos, picor, parpadeos constantes, sensibilidad a la luz o acercarse mucho al papel utilizando el dedo como indicador al leer.



Para más información,


miércoles, 25 de febrero de 2015

VIOLENCIA OBSTÉTRICA EN EL NACIMIENTO. VÍDEO



Porque somos muchas las mujeres que sentimos que nos "robaron" los momentos más importantes de nuestra vida, sin razón y en nombre de una absurda "ciencia" que nos aleja de lo natural y lo complica todo convirtiendo una experiencia única y maravillosa en dolorosa y difícil tanto para la madre como para el niño (especialmente para el niño).
Gracias a Ángeles Hinojosa y a la Plataforma por los Derechos del Nacimiento por la gran labor que hacen en favor de una concienciación sobre la violencia en el nacimiento.





Para más información,

martes, 24 de febrero de 2015

¿POR QUÉ ME SIENTAN?

¿Por qué me sientan?

8 abril, 2013 by Moverse en Libertad

 Nunca me gustó la idea de sentar precozmente a los niños. En un inicio las razones eran más relacionadas con lo músculoesquelético, evitar el estrés en las articulaciones en formación, principalmente columna y caderas… Hoy sigo evitando poner a mi pequeño en posiciones que no logra por sí mismo, pero las razones van mucho más allá de lo meramente físico, hoy las razones tienen que ver con el desarrollo emocional y cognitivo, con la nutrición sensorial y la formación de un ser de acción. Vamos desgranando el choclo.

Sentar prematuramente a los bebés es una práctica muy frecuente en nuestra sociedad. Ya en los años 50, la pediatra Emmi Pikler describía lo extraño que le parecía esta práctica tan usual y cómo esos bebés, que eran sentados prematuramente, mostraban un desarrollo postural tan distinto a los niños que se mueven en libertad. Ella planteaba que los pequeños se mostraban tensos y más rígidos, “como si se hubieran tragado un palo de escoba”, una tensión muscular absolutamente esperable para el desbalance que significa ser puesto en una posición vertical, cuando aún no se ha trabajado la musculatura anti gravitatoria en planos horizontales (pasar harto tiempo de guatita cuando ya logra girar). De esa manera, cuando a un niño se le impone una postura que aún no logra por sí solo, también se le impone la exigencia y se le marca un ritmo.

Hace un par de años, cuando presentaba el enfoque Moverse en Libertad en una audiencia de estudiantes, kinesiólogos y educadoras partí preguntando: “¿A qué edad se sientan los niños por primera vez?”. Todos comenzaron a hacer predicciones. Algunos dijeron 6 meses, otros propusieron entre los 4 y 5 meses… y otros dijeron 8 meses. Lo consistente fue que no había consenso al respecto. Y es que si partimos por el principio, tendríamos que analizar si todos entendemos lo mismo por “se sienta por primera vez”. No es extraño que nos preguntemos qué es “sentarnos”, porque da la sensación que en el mundo infantil hay diferencias significativas entre “permanecer sentado” y “sentarse”, me explico: que un niño permanezca sentado, para algunos, quiere decir que es puesto por un adulto en esta postura y, dado que ha sido expuesto muchas veces a ese desequilibrio, ha logrado sortear el desbalance y mantenerse en la posición. No obstante, si este pequeño se cae o resbala, no puede volver a esa postura por sí mismo. Desde un punto de vista distinto, sentarse es una postura que el niño construye a partir de otras posturas de transición y movimientos, no requiere ejercicios ni entrenamientos. Observando su movimiento espontáneo, un bebé se sienta solo después de girar hacia ambos lados, después de arrastrarse y pivotear; en general, se sentará solo cuando comience a gatear y, tomando como referencia los estudios de Emmi Pikler, eso es algo que suele suceder alrededor de los 9 meses…sí, 9 meses.


En consecuencia de lo anterior, comprenderemos que no sentar a un niño hasta que lo haga por sí sólo determina que los adultos debemos acompañar esos 9 meses y, dada la costumbre instalada, convencer al resto de los adultos que en realidad el hecho de que no permanezca sentado no es un signo de alarma de un retraso del desarrollo psicomotor. Desde mi experiencia profesional y personal quiero ser enfática, puesto que pienso que un niño que no es sentado precozmente y es expuesto a un ambiente estimulante y seguro de exploración, es un niño que desarrollará el desplazamiento mucho antes. Cuando un pequeño de 6 meses descubre los giros y descubre que si gira más de una vez puede alcanzar ese objeto que le llama la atención, comenzará a desplazarse. Eso significa que no debe esperar a gatear o caminar para lograr metas más altas, para llegar a lo que se propone, para sentirse seguro en su cuerpo y a la vez, sentir que es cuerpo activo en el espacio. En consecuencia, sus relaciones espaciales son más ricas, comienza a relacionarse con límites y se convierte en un explorador activo del ambiente.

Cuando un niño es sentado precozmente* y es “puesto a jugar” en esta postura lo más probable es que necesite asistencia constante para tomar y explorar los distintos objetos que los adultos le proponen. De esta manera, necesitará asistencia para obtenerlos y volverlos a tomar si se le caen. Así, llantos o distintos llamados pueden ser una constante al reaccionar a lo que sucede en su entorno. Un niño que explora en el suelo con las posturas y movimientos que domina, no necesita de esta asistencia constante, es capaz de conseguir lo que se propone utilizando su cuerpo, o es lo suficientemente flexible para cambiar el objeto de interés por otra cosa que esté en su camino. Ésta es una de las razones que llevaron a Emmi Pikler a titular uno de sus libros como “Bebés tranquilos, madres satisfechas” (“Peaceful babies, contented mothers”) puesto que los bebés autónomos no necesitan constantemente al adulto y los adultos pueden desarrollar otras actividades, sin sentir que están descuidando a sus hijos. Por otra parte, si un niño sentado precozmente, sus piernas no se activan y se transforman en un soporte de la postura. Las piernas de un niño que se mueve en libertad son activas, móviles y flexibles, son parte de los giros e importantes motores del arrastre. En consecuencia, esos pequeños cerebros también tienen toda el área de recepción de información sensorial -proveniente de músculos, piel, articulaciones- en constante activación, el mapa del cuerpo es más nutrido y, por consiguiente, más complejo y completo.


Y así, podríamos continuar con muchas más razones sobre por qué debiéramos evitar la práctica social de sentar prematuramente a nuestros más pequeños. Quizás la última es pensar cuanto tiempo pasará ese pequeño sentado durante su vida… lo más probable es que, como la mayoría de nosotros, pase gran parte de esta en esa posición, por lo tanto, ¿qué tanto apuro tenemos? Mejor regalémosle el espacio para nuevas exploraciones… ¡y qué mejor que esos meses para descubrir activo el mundo que nos rodea!


Si ya has sentado a tu pequeñ@ y estás interesad@ en conocer herramientas prácticas para volver atrás, te recomiendo el siguiente artículo:
“Qué hacemos cuando queremos volver atrás:guía práctica”



Para más información,